El exelentííísimo no pega una y esta vez nos hizo pasar pena en la ONU.